viernes, 20 de marzo de 2015

Nerea

Y, ahora sí, os presento a Nerea. Ella es alguien muy especial para mí. Poco a poco la iréis conociendo. Me está haciendo perder la cabeza, pero sé que merecerá la pena.

NEREA:

Lo sé todo sobre ti. Hoy cumplo 22 años, cuatro meses y un día, exactamente la edad con la que te marchaste; la edad que he cumplido gracias a ti.

Nerea Mateo, 17 de octubre de 2014.

La primera página de un diario:

Descubrí su diario por casualidad, en uno de esos veranos de incontables lunas llenas, sábanas mojadas y secretos al oído sobre sillas de esparto. ¿Por qué mamá nunca me habló de él? Entre ella y yo nunca hubo secretos. Un nombre, junto a un apellido, ocupaban por completo la primera página del diario: Darío Taci… Me descubrí a mí misma pronunciando varias veces esas dos palabras. Quizás fuera su sonoridad, pero lo cierto es que un escalofrío recorrió mi cuerpo desde el momento que mis ojos se posaron sobre estas dos palabras juntas, una tras otra, ordenadas de ese modo. Algo me hizo presagiar que ese nombre, Darío, no saldría con facilidad de mi cabeza. Tendría que pasar tiempo, mucho tiempo desde aquel primer encuentro, para comprender que aquel nombre me arrastraría a la pena que emana del lugar en el que se secan las lágrimas. Tendrían que caer sobre mis manos muchas palabras para descubrir: la Belleza.

Óscar Aranda Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario