sábado, 18 de julio de 2015

Nerea, el viaje a ninguna parte.

Nerea, el viaje a ninguna parte.


- ¿Puede alguien decirme dónde está el libro de reclamaciones?

- ¡Qué estás diciendo!

- En todos los vagones que he conocido había una palanca para frenar el tren en casos extremos. También en los autobuses, un pequeño martillo al lado de una de las lunas en cuyo cristal indica donde golpear en caso de emergencia.

- No digas tonterías.

- En serio, ¿dónde está el puto libro de reclamaciones?

- Creo que sé por donde vas.

- ¿Quieres decir que no puedo bajarme de un mundo que no está hecho para mí?

- No sin arrastrar al resto de los viajeros del tren.

- Pues, no sólo no tengo a donde ir; es que ni puedo ni quiero ir a ninguna parte.

Óscar Aranda Sánchez

1 comentario:

  1. El p... libro de reclamaciones de la vida. Creo que todos hemos querido poder pedirlo alguna vez. No se puede recuperar el tiempo perdido, o enmendar los fallos, o deshacer algunas partes del camino andado, o cambiar una decisión que tomamos equivocadamente.

    ResponderEliminar