jueves, 4 de agosto de 2016

Su último suspiro

Llegué a mi último adiós con una gota de vida. Emprendí el rumbo reparando en un reducido número de personas. Cada uno de ellos arrojó una imagen, una fotografía, una instantánea que resumía mi vida en su vida. Mi pensamiento escribió un pie de foto en cada una de ellas. Al llegar a ellos brotaron dos palabras: "Mi vida". Después, busqué a quien bebiera mi último aliento y me hiciera perder el miedo a la muerte. Y allí, como siempre, me esperaba ella, dispuesta a entregar a cambio de nada aquello que no le pidiera pero siempre adivinaba.